Requisitos necesarios para arbitrar un partido

En cualquier deporte, los árbitros son las personas encargadas de que se cumplan las reglas del juego.
En un partido de fútbol, la función del árbitro principal es fundamental ya que representa la máxima autoridad del juego. Es quien tendrá la autoridad total para hacer cumplir las reglas de juego en el partido para el que ha sido nombrado y todas sus decisiones son definitivas permitiendo modificación únicamente si el juego no se ha reanudado o el partido no ha finalizado.
Aparte de controlar que se respeten todas las reglas, el árbitro debe cronometrar y tomar nota de los incidentes del partido, interrumpir, suspender o finalizar el partido de ser necesario.
Lo primero que tiene que hacer un árbitro cuando es nombrado para un partido es considerar las siguientes circunstancias:

Una vez consideradas estas circunstancias previas el árbitro tiene las siguientes obligaciones antes del comienzo del partido:
Una vez comienza el partido, el árbitro debe estar atento a todas las jugadas que van sucediendo.

Adicionalmente, el árbitro principal puede disponer de dos árbitros asistentes que se sitúen en el exterior del terreno de juego y en el caso de partidos de categoría profesional, de un cuarto árbitro por si alguno de los anteriores sufriera alguna lesión.
Las reglas que se aplican durante el partido son aquellas establecidas por la Asociación Federación Internacional de Fútbol (FIFA) pero siempre pueden surgir situaciones durante el partido que no pueden ser previstas y que tampoco están cubiertas por ningún manual o reglamento por lo que el árbitro principal debe ser ágil para resolver el incidente y poder continuar con el partido siempre que sea posible.