Rashford y el Totteham

Marcus Rashford se presenta como el típico futbolista que parece nacido para triunfar. Sus condiciones son notables y le permitirían de por sí completar una buena carrera en la élite, pero lo que más destaca en él radica en su carácter y el aura que desprende. En cualquier circunstancia, queda la sensación de que el último niñode la cantera de Old Trafford no va a desaprovechar una oportunidad.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Y en el contexto de Inglaterra, sus prestaciones adquieren si cabe un mayor interés. La base de la selección de Gareth Southgate ha sido recogida del Tottenham Hotspur de Mauricio Pochettino, un equipo moderno que conecta la verticalidad y la velocidad del fútbol de la Premier League con una intención por determinar a voluntad el ritmo de los encuentros -aunque juegue muy, muy rápido, pretende controlar el partido- que dota de cierto empaque a la idea y que alimenta el potencial ofensivo del ilusionante atacante de Mourinho.

En el 4-2-3-1 que aparenta tomar ventaja como dibujo elegido por Southgate en el Mundial del próximo verano, Rashford encontraría multitud de aliados. El doble pivote Dier-Henderson garantiza ritmo, repliegue y cobertura, si bien lo más sugerente derivaría del trío Spur compuesto por el lateral izquierdo Rose, el mediapunta Alli y el delantero centro Harry Kane. Pocos laterales más apropiados que Rose para ejercer como extremo puro y dar libertad a Rashford en sus aventuras hacia el centro, y pocos mediapuntas más ideales para llegar a remachar los pases de la muerte que colecciona el desequilibrante Rashford cuando recibe el balón en el poco del área. Pocos. Muy pocos.
Pero de lo que no hay ninguno, es de “9s” que se ajusten más que Kane a las necesidades tácticas de nuestro protagonista. Por su tendencia a liberar el punto de penalti a las llegadas de otros y por su facilidad asociativa no sólo en corto, sino también hacia el espacio, Rashford puede gozar de un marco que le haga andar en Rusia un paso más en su camino hacia el estrellato.
Ha habido de todo. Walcott, Lingard, Oxlade, Sterling, Rashford… A mí me parece que la combinación ideal sería la que forman Sterling y Rashford como acompañantes de Harry Kane, en lo que me parece un tridente bastante complementario, pero vamos a ver, porque la opción mixta de Oxlade también puede venir bien. A fin de cuentas, “el Tottenham de Southgate” seguirá dando peso a Rose + Walker en las bandas.Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
No os parece que Inglaterra pese a tener la columna vertebral del Tottenham, con la cantidad de ventaja táctica que suele suponer en el fútbol de selecciones tener la columna de un equipo top, juega bastante mal y no se ve ni una sombra del juego que desarrollan los Spurs? Walker+Rose+Dier+Ali+Kane, son 4+1 del Tottenham, pero es que a eso hay que sumarle a Rasfhord, y luego Lallana/SterlingAlex Oxlade-Chamberlain en banda derecha y Henderson en el medio. Me parecen unos compañeros con suficiente calidad como para que Inglaterra jugara mucho mejor de lo que lo hace y que al menos diera sensación de saber qué quiere hacer con el juego. He esperado a hacer el comentario para ver el partido de esta noche por si me estaba traicionando la memoria, pero el partido de esta noche me ha reconfirmado en mi sensación.

Tiempos de Cometa

Camisas de seda, noches de baile, tango y cabaret. En un mundo en blanco y negro, donde los ecos de una guerra ajena llegaban en forma de tinta en los periódicos, una bandera sin color comenzaba a pintarse de celeste y blanco con un sol bisoño asomándose en el centro; y Martín Fierro la miraba con millones de pupilas, embriagado. Era Argentina, porteña y propia; tan grande que no cabía dentro de sí… como su fútbol. Y en Núñez y La Boca, Avellaneda y Boedo, un niño no tenía que alzar la vista para ver los astros: solo tenía que ir a la cancha porque en Argentina cada día nacía uno nuevo. Y la gente iba y en los campos de fútbol abarrotados se escribía un relato sin igual: el mejor fútbol del mundo no necesitaba ganar ninguna copa para serlo. ¿Necesitó Borges el Nobel para ser el mejor escritor de siempre?
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
La década de 1940 en Argentina fue como una velada de speakeasy en La Prohibición, selecta y ostentosa a espaldas de un mundo gris. Mientras en Europa se lanzaban bombas y en Brasil aprendían a jugar, en Buenos Arias, La Plata y Rosario descosían la pelota más allá de la imaginación: “todo lo que veo ahora ya lo vi, pero lo que veía antes no lo veo más”. ¿De qué carajos hablaba Pedernera? ¿De qué filigranas perdidas cual Atlántida fueron testigos sus ojos que pronto no habrá nadie que las recuerde? Como si de un secreto que debía ser guardado con celo, finalizada la guerra y llegado el Mundial, Argentina decidió no jugarlo. O no pudo. Otra vez la Atlántida: en 1949, la huelga, un maremoto, se lo llevó todo. Nos quedó Di Stéfano como prueba de que existió una vez un lugar en el que ‘La Saeta’ no era un dios ni brillaba más fuerte que nadie en el firmamento.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
O eso es lo que dice la leyenda: ¿Cómo saberlo? Subcampeones en Uruguay 1930, pero reyes de América de el 27′ y el 29′; primera fase de 1934, pero los suyos bañados de oro y billetes enfundados en la bandera de la Italia fascista. Y pasarían veinticuatro años para que quisieran volver a jugar, recelosos de un tesoro que convertía el cuero en diamantes. Quizás tenían razón. Eso también es parte del mito: lo que pasó en 1958 en Suecia no debió ocurrir jamás. En el país mundial de los culpables, las sentencias fueron repartidas. Jugadores, cuerpo técnico, la AFA y hasta Perón fueron declarados responsables. La lógica del periodismo era la contradicción: Argentina había perdido porque se había aislado, jugando apenas un puñadito de partidos entre 1949 y 1954, cayendo su fútbol en la obsolescencia y el desfase técnico y táctico, pero también había perdido por abrirse al mundo y no nacionalizar su fútbol como se había pedido tras el gol imposible de Grillo a Inglaterra en 1953. Por ello, ni Sívori, ni Angelillo, ni Maschio, ni Domínguez ni el mismo Grillo fueron a la Copa del 58′, arrebatados por el dinero europeo a quienes eran sus legítimos dueños. Culpables porque sí y porque no.

Extravagancia indomable

El problema es que no son camisetas… son chalecos‘. Keith Cooper, Director de Comunicación de FIFA.
La Federación Camerunesa y su proveedor de ropa deportiva, la alemana Puma, habían llegado demasiado lejos en su carrera por rizar el rizo de la suma extravagancia. Si lo pretendido era llamar la atención de todo el mundo del fútbol, por mucho que la marca se empeñase en justificar su disparate argumentándose con un mejor rendimiento deportivo o con la idoneidad de la escasez de vestimenta ante el calor y la humedad de Mali (sede de la Copa de África de aquel año 2002), el objetivo se había cumplido con creces. Camerún era la selección de moda en el continente africano. Eran los años dorados de Samuel Eto’o, Rigobert Song, Geremi, Patrick M’boma o Salomon Olembe y el doble campeonato africano de los años 2000 y 2002. El escaparate para el lucimiento de la firma alemana en el continente negro era inmejorable.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
La inusual indumentaria de los Leones Indomables fue recibida con división de opiniones. Para algunos, el rompedor diseño de la camiseta camerunesa suponía un avance hacia la modernidad y una ayuda a la mejora del rendimiento de los futbolistas en condiciones de calor y humedad extremas. Para otros, sin embargo, aquello no se trataba más que de una extravagancia sin fundamento y una ‘falta de respeto para los rivales y los aficionados al fútbol’, como se llegó a calificar al experimento de Puma en la prensa costamarfileña. Sea como fuere, Camerún acabó disputando aquella Copa de África de Naciones de 2002 vistiendo la polémica camiseta sin mangas, reeditando el título conquistado dos años antes tras imponerse en la final a Senegal en la tanda de penaltis.
Habida cuenta de la buena experiencia, y pese a las voces en contra que llegaban desde FIFA, Camerún y Puma mostraron su firme intención de participar en el inminente Mundial de Japón y Corea del Sur con el innovador uniforme. Esta vez, el máximo organismo del fútbol mundial se mostró tajante e inflexible. La normativa (Norma Nº 4 de FIFA) al respecto era clara y explícita sobre la obligatoriedad de incorporar las mangas en las camisetas de juego y, en consecuencia, Camerún no podría lucir sus camisetas sin mangas en el Campeonato del Mundo. Tirando por la calle del medio, Puma adaptó unas mangas elásticas en color negro a la indumentaria original para cumplir con las exigencias normativas impuestas por la FIFA, una solución más que discutible desde un punto de vista estético.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Las extravagancias de Puma con la selección camerunesa no acabaron ahí. Con vistas a la Copa de África del año 2004 a disputarse en Túnez, la firma de Baviera decidió reinventar la equipación de los Leones Indomables diseñando una suerte de ‘mono’ ultraceñido de una sola pieza (camiseta más pantalón) con el fin, según el fabricante, de evitar los agarrones de los rivales durante el juego. Advertida tras las anteriores experiencias, la oposición de FIFA fue absoluta desde un primer momento. La normativa sobre los uniformes de juego recoge de manera inequívoca la obligatoriedad de que estos estén compuestos por tres piezas (camiseta, pantalón y medias) y en esta condición se apoyó FIFA para exigir a Camerún que se abstuviesen de utilizar el novedoso uniforme.
Apoyada por la propia Puma, Camerún decidió vestir con el estrambótico ‘mono’ de una pieza en el partido de cuartos de final de aquella copa africana en el que cayeron derrotados a manos de Nigeria. FIFA no se lo pensó dos veces y sancionó a la federación camerunesa con una multa de 154 mil dólares y la deducción de seis puntos en la fase clasificatoria del Mundial de 2006. La sanción, junto con la prohibición y el veto al diseño, fue llevada por Puma ante los tribunales alemanes, exigiendo una indemnización por daños y perjuicios a la FIFA superior a los dos millones de dólares. La corte terminó fallando en contra de la firma denunciante y Camerún se vio obligada a recuperar su tradicional indumentaria.

Diarios de Futbol

La noche en la que Leo Messi alzó al cielo del Santiago Bernabéu su camiseta mostrando al mundo su dorsal escenificó, probablemente sin pretenderlo, una extraña y preocupante simbología que, en aquellos momentos de euforia disparada, no fue percibida por el entregado barcelonismo. Señalando su nombre tras culminar la remontada que ponía al Barça en la senda correcta, el argentino dejó patente a quién debían los azulgranas el poder seguir en la pelea por el título. Frente al Barça de las individualidades de, fundamentalmente, Leo y Neymar, el Real Madrid interponía un equipo con un bloque sólido, compacto y sin apenas fisuras en el que todos sus integrantes, desde la primera vedette hasta el último de los figurantes, han tenido su cuota de protagonismo en algún momento de la campaña. Es el gran mérito de Zinedine Zidane. Su intachable gestión del grupo ha tenido su culminación con la recta final de Cristiano Ronaldo, indudablemente el jugador del momento. Convencer al luso de la imperiosa necesidad de dosificar su presencia en partidos de rango menor, algo que hasta ahora nadie había conseguido, ha sido la jugada maestra que ha llevado a la trigésimo tercera liga y a una nueva final de la Champions League. Vaciarse sí, pero cuando la ocasión lo exija. La conquistada en Málaga ha sido la liga del bloque. La del triunfo del colectivo por encima de las (extraordinarias) individualidades.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
El momento anímico del Real es tal que si mañana tuviesen que disputarle la Superbowl a los Patriots o la Stanley Cup a los Pittsburgh Penguins se traerían los títulos a la Cibeles. No hay equipo en el mundo del deporte con tan idílica y productiva relación con el éxito. Anoche, sin tiempo para la duda o la incertidumbre, Cristiano despejó el camino con un gol en La Rosaleda en el minuto dos del partido decisivo. No siempre hay un Tenerife para este club. En esa facilidad exhibida por el Madrid para abrochar el título y dar carpetazo a las especulaciones reside la clave del éxito. La Liga se ha ganado en modo funcionarial. Exprimiendo la máquina cuando era necesario y limitándose a comparecer cuando no. Sin alharacas ni dispendios extraordinarios, guardando siempre las fuerzas para los momentos oportunos como los buenos ciclistas. Sin una energía malgastada cuando no correspondía. Venciendo desde su aristocracia y su superioridad, casi con miedo de no ofender. Acumulando enemigos y sumando partidarios, siempre con la vehemencia que despierta el dominio tiránico.
La que hace la número treinta y tres es la Liga del mejor Cristiano que uno recuerda en un tramo final de la temporada, pero también lo es la del renacido Keylor, la de la irrupción derribando la puerta de Marco Asensio o la de la definitiva, parece, confirmación de Isco como futbolista referencial. También lo es de la intachable regularidad de Sergio Ramos, Toni Kroos o Dani Carvajal, del mejor Marcelo que jamás se haya visto sobre un campo de fútbol, de la fiabilidad de Nacho y Casemiro o de las sutiles y escogidas pinceladas de Karim Benzema. Lo es, incluso, de los altibajos de Gareth Bale, del permanente tira y afloja de James, de la tenacidad del discutidísimo Danilo (titular en Vigo y Málaga) o de la agridulce aportación a la causa de Álvaro Morata. Porque de todos esos malos pasajes supo conseguir Zidane una muesca más en la contabilidad de su buena gestión grupal. Un bloque que supo sobreponerse a los desequilibrios lógicos y naturales que se suceden a lo largo de una temporada y que, gracias a la firmeza y la pericia de su técnico al timón, consiguió salir triunfal de una travesía repleta de afilados y amenazantes farallones. Este Madrid ya no pierde ligas sobre la bocina. Ya no deja lugar a la duda ni exhibe todas sus miserias en forma de astracanada final. Suena a Madrid moderno, mucho menos emocional que aquel con el que los de nuestra generación crecimos, mucho más habilidoso cuando se maneja al filo de la navaja.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.

Un hombre en Silencio

Ninguna escuela ha trabajado la defensa del espacio como la italiana. Desde el marcaje individual y la fricción hasta la evolución que ha llevado la defensa hacia sistemas zonales, Italia siempre ha marcado el rumbo, forjando defensas que han perfeccionado un oficio que gana campeonatos. Durante todo ese proceso de cambio y magisterio, el zaguero pasó de defender a un hombre a tener que defender el juego: marca, defensa del área, defensa de la frontal, defensa del campo propio y, por último, la defensa del campo contrario. En Europa, donde el espacio no se regala, la defensa del área y del campo propio ha comprometido multitud de planteamientos y ha frustrado a muchos de los equipos que se ordenaban desde el balón y no desde el espacio. El Juve-Mónaco es un ejemplo paradimágtico de la lucha entre dos fuerzas concretas, que tiene a grandes talentos de cada lado y cuyo partido de ida ha dejado clara la gran virtud de esta Juventus.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
A priori, el AS Monaco tiene todo lo que hay que tener para marcar un gol en cualquier momento, creándolo de muchas maneras, con muchos jugadores y como total consecuencia de su juego. En circunstancias normales ha demostrado que sus recursos son prácticamente inagotables cuando maneja el ritmo que más le conviene y mezcla el aprovechamiento de los espacios generados por el colectivo con las ocasiones producidas por el mero talento individual de sus figuras. Cuando ambas cosas se suman para comparecer, el resultado es una tromba de goles que Jardim ha potenciado hasta las semifinales de la Champions. Con la desventaja con la que viajan a Turín, los monegascos tienen que hacer el partido que hacen siempre pero sabiendo que todo tiene que salir perfecto. Para eso, el rival también debe mostrar algo de inseguridad, y enfrente hay muchos jugadores que vienen negando esa realidad. Entre ellos, Leonardo Bonucci, un futbolista que está dominando esta edición de la Champions.

Desde que Antonio Conte configuró una defensa de tres centrales, que además parecía ir irremediablemente ligada con el nombre de sus integrantes -Barzagli, Bonucci, Chiellini-, la 2016-2017 ha sido la primera temporada en la que dicho sistema ha quedado apartado. Esa transición, realizada por uno de esos entrenadores que brillan en el manejo de un estado a otro, alterando con suavidad el punto de partida, no ha tenido un impacto negativo o irregular en el rendimiento colectivo ni tampoco ha desvirtuado el poder de sus centrales una vez quedaron despojados del concepto ‘BBC’. Es más, su referencia defensiva, Leonardo Bonucci, el defensor que ocupaba el centro, viene de dar dos exhibiciones en línea de cuatro ante la mejor delantera de este siglo. El Mónaco necesita alguna concesión y Bonucci quiere ser campeón de Europa. Cuadrar ambas aspiraciones no será posible hoy en el Juventus Stadium, el feudo que no pierde.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Si la Juve es candidata a ganar esta Champions es en parte por lo mostrado en el Louis II, donde Bonucci ejemplificó un modo de hacer las cosas. Ante un equipo que vive del ataque, que necesita espacios para dominar y un ritmo alto de juego para producir, la Juve de Bonucci se dedicó a silenciar. Esa virtud defensiva de parar lo que se mueve, de agotar al rival en cada acercamiento, echando jarros de agua helada ante cada mecha prendida es la gran muralla que deben escalar Radamel Falcao, Kylian Mbappé, Thomas Lemar, Bernardo Silva o Benjamin Mendy. En ese dominio del oficio defensivo, Bonucci, en busca del absoluto reconocimiento y estatus que otorga levantar la Copa más anhelada, es un dolor para Jardim. En defensa posicional, Leonardo tiene difícil superarse a sí mismo. No en vano, Bonucci está capacitado para conformar ejercicios defensivos irreprochables.

Wenger se parece a Conte

Hace casi un mes, sufrió una de las derrotas más fuertes de su dura temporada tras caer por 3-0 a domicilio contra el Crystal Palace de Sam Allardyce. Fue después de aquel día cuando Wenger decidió que su Arsenal necesitaba un nuevo cambio, y desde entonces, ha desterrado su antiguo 4-2-3-1 para dar cabida a un 5-2-3 a imagen y semejanza del que Conte esboza con ese Chelsea FC que lidera la Premier League.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Los dos primeros choques se saldaron con sendas victorias anteBoro y Leicester, si bien la primera pareció afortunada y la segunda, más coherente con el juego desarrollado. La diferencia entre la una y la otra estribó en el delantero centro que se situó por delante de la doble mediapunta, que contra los de Agnew fue Giroud y, contra los Shakespeare, Alexis. El extra de movilidad proporcionado por el chileno aparentaba dar más sentido a un sistema que, al despoblar su medular, necesita de una gran energía física para poder presionar arriba y recuperar el balón pronto. No obstante, Wenger no pareció ponderar demasiado el valor del ajuste, y la semana pasada, en su visita a White Hart Lane, volvió a apostar por Giroud arriba en ese derbi londinense que se resolvió con un justo 2-0 para los chicos de Pochettino.
La insistencia en emplear a Alexis en la doble mediapunta, en un rol cercano al que Hazard desempeña en el Chelsea, puede deberse al plus de creatividad e incluso control que ofrece el crack con libertad para moverse entre líneas; quizá de ahí que Wenger, frente a los Red Devils, buscase un añadido de exuberancia con respecto a Giroud en su posición más adelantada pero sin renunciar a lo que Alexis le da en tres cuartos. El elegido para portar la responsabilidad del ariete fue Danny Welbeck, que se las apañó para marcar uno de los tantos y para crear varias situaciones de peligro a pesar de que el Arsenal atacó mucho menos de lo que su técnico habría deseado.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
No son muchos más los puntos de unión entre el Arsenal y quien hoy por hoy lidera el campeonato, los gunners no exhibieron ni esa versatilidad que permite a los de Conte alterar el bloque bajo con el alto, ni la misma eficacia a la hora de poner en práctica su elección -vivir en campo contrario-, pero se atisbaron ligeros brotes verdes ante un equipo, el de Mourinho, que venía de resistir con 10 hombres ante el Manchester City de Guardiola y que, hasta ayer, sólo había perdido tres partidos tras 34 fechas de Premier League.

El sistema 5-2-3 (también 3-4-2-1, dependiendo de la altura y función de los laterales) exige muchísima movilidad de todos los hombres de arriba. Por eso, Alexis en ese sistema se encuentra más a gusto, Pedro-Hazard-Diego Costa forman un trío campeón, y por eso Giroud ahí flaquea. Sampaoli comenzó la temporada haciendo algo parecido con los Vitolo-Vietto-Ben Yedder y compañía. Jugadores de ese perfil de hipermovilidad. Jugadores activos, dinámicos, como en “su” selección chilena. 

Los genios de España

En contraste con lo que venía proponiendo Lopetegui hasta anoche, contra Macedonia formó un once titular donde dio más importancia a la aglomeración de talento que al equilibrio del sistema. O sea, prescindió del puñal profundo en una de las bandas (Vitolo, Aspas, Pedro, Deulofeu) y apostó por dar cobijo a los cuatro futbolistas de la Selección que más responden al título de genio: Iniesta, Thiago, Isco y Silva. Partiendo de la base de que fue la primera prueba y de que no hay que sacar conclusiones absolutistas, el resultado no fue bueno.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
Con esta alineación, España se entrega a la calidad de su posesión de cara a competir; el nivel de su circulación es lo que debe marcar la diferencia. Ello atañe tanto a la fluidez de la esta -principal arma de desborde. como al reparto de espacios de sus piezas -principal elemento de protección-. Con alguna herramienta más ligada a la profundidad, las opciones de girar el sistema rival se pluralizan y es más fácil practicar un fútbol equilibrado. Así, todo análisis referido no a España, sino a este once en particular, va unido a la valoración de su posesión del balón.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Más allá de que, en general, España ha visto decrecer nivel porque ha perdido a sus dos cerebros estrictos (Xavi -2008, 2010- y Alonso -2012-), se detectaron un par de detalles muy concretos que afectaron, para mal, al desarrollo de este plan. El primero y principal quedó ligado a Thiago Alcántara, que quizá sea el hombre menos coherente con el mismo, pues a fin de cuentas, se trata de un jugador cuyo principal defecto radica en su (poca) fluidez asociativa condicionando la posesión de un equipo que necesita que esta sea excelsa.
Como siempre que se le pide ser un hombre importante en la base de la jugada, sus pases resultaron irregulares. Los cambios de orientación eran lentos y permitían la reorganización defensiva del oponente, varios de sus envíos quedaban atrás del receptor del pase, etc. Thiago, que ha completado un año sobresaliente como mediapunta del Bayern por delante de Alonso y Vidal, no logra trasladar esa eficacia a un rol más vinculado con la distribución que con la creación de ocasiones. Y el motivo no es de comprensión del juego, donde sí existe un claro progreso, sino técnico. Se trata un fenómeno controlando la pelota y también en maniobras cercanas al área, pero no en gestos asociativos. Y si Guardiola no lo corrigio.
El otro punto específico que chirrió en la propuesta fue Isco. En lo individual, fue quizá quien más peligro conllevó para el conjunto macedonio, pero fue a puro golpe de talento, pues en lo vinculado al ejercicio colectivo, su aporte no fue tan bueno. El motivo, su colocación.
Para favorecer una dinámica de pases clara y líquida, se necesita un orden táctico que favorezca el dibujo de triángulos con vértices colocados a diferentes alturas con respecto al contrincante. O sea, uno por delante de la línea de presión, otro a la par y otro a la espalda, por poner un ejemplo. Pero Isco no se movía en función de esto, sino que se acercaba a Iniesta y Thiago a recoger la pelota y cerraba los triángulos, facilitando el achique oponente y forzando a España a desenvolverse en espacios reducidos más de lo normal. No obstante, en este caso sí cabe más la esperanza -de hecho, cabe entera- porque el de ayer fue el primer partido importancia en el que España dio a Isco verdadero peso. Ha habido un tiempo perdido de cara a adaptar al sistema a uno de los mejores futbolistas del país -y del momento- que va a tener que recuperarse.

Rashford y el Totteham

Marcus Rashford se presenta como el típico futbolista que parece nacido para triunfar. Sus condiciones son notables y le permitirían de por sí completar una buena carrera en la élite, pero lo que más destaca en él radica en su carácter y el aura que desprende. En cualquier circunstancia, queda la sensación de que el último niñode la cantera de Old Trafford no va a desaprovechar una oportunidad.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
Y en el contexto de Inglaterra, sus prestaciones adquieren si cabe un mayor interés. La base de la selección de Gareth Southgate ha sido recogida del Tottenham Hotspur de Mauricio Pochettino, un equipo moderno que conecta la verticalidad y la velocidad del fútbol de la Premier League con una intención por determinar a voluntad el ritmo de los encuentros -aunque juegue muy, muy rápido, pretende controlar el partido- que dota de cierto empaque a la idea y que alimenta el potencial ofensivo del ilusionante atacante de Mourinho.

En el 4-2-3-1 que aparenta tomar ventaja como dibujo elegido por Southgate en el Mundial del próximo verano, Rashford encontraría multitud de aliados. El doble pivote Dier-Henderson garantiza ritmo, repliegue y cobertura, si bien lo más sugerente derivaría del trío Spur compuesto por el lateral izquierdo Rose, el mediapunta Alli y el delantero centro Harry Kane. Pocos laterales más apropiados que Rose para ejercer como extremo puro y dar libertad a Rashford en sus aventuras hacia el centro, y pocos mediapuntas más ideales para llegar a remachar los pases de la muerte que colecciona el desequilibrante Rashford cuando recibe el balón en el poco del área. Pocos. Muy pocos.
Pero de lo que no hay ninguno, es de “9s” que se ajusten más que Kane a las necesidades tácticas de nuestro protagonista. Por su tendencia a liberar el punto de penalti a las llegadas de otros y por su facilidad asociativa no sólo en corto, sino también hacia el espacio, Rashford puede gozar de un marco que le haga andar en Rusia un paso más en su camino hacia el estrellato.
Ha habido de todo. Walcott, Lingard, Oxlade, Sterling, Rashford… A mí me parece que la combinación ideal sería la que forman Sterling y Rashford como acompañantes de Harry Kane, en lo que me parece un tridente bastante complementario, pero vamos a ver, porque la opción mixta de Oxlade también puede venir bien. A fin de cuentas, “el Tottenham de Southgate” seguirá dando peso a Rose + Walker en las bandas.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
No os parece que Inglaterra pese a tener la columna vertebral del Tottenham, con la cantidad de ventaja táctica que suele suponer en el fútbol de selecciones tener la columna de un equipo top, juega bastante mal y no se ve ni una sombra del juego que desarrollan los Spurs? Walker+Rose+Dier+Ali+Kane, son 4+1 del Tottenham, pero es que a eso hay que sumarle a Rasfhord, y luego Lallana/SterlingAlex Oxlade-Chamberlain en banda derecha y Henderson en el medio. Me parecen unos compañeros con suficiente calidad como para que Inglaterra jugara mucho mejor de lo que lo hace y que al menos diera sensación de saber qué quiere hacer con el juego. He esperado a hacer el comentario para ver el partido de esta noche por si me estaba traicionando la memoria, pero el partido de esta noche me ha reconfirmado en mi sensación.

Tiempos de Cometa

Camisas de seda, noches de baile, tango y cabaret. En un mundo en blanco y negro, donde los ecos de una guerra ajena llegaban en forma de tinta en los periódicos, una bandera sin color comenzaba a pintarse de celeste y blanco con un sol bisoño asomándose en el centro; y Martín Fierro la miraba con millones de pupilas, embriagado. Era Argentina, porteña y propia; tan grande que no cabía dentro de sí… como su fútbol. Y en Núñez y La Boca, Avellaneda y Boedo, un niño no tenía que alzar la vista para ver los astros: solo tenía que ir a la cancha porque en Argentina cada día nacía uno nuevo. Y la gente iba y en los campos de fútbol abarrotados se escribía un relato sin igual: el mejor fútbol del mundo no necesitaba ganar ninguna copa para serlo. ¿Necesitó Borges el Nobel para ser el mejor escritor de siempre?
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
La década de 1940 en Argentina fue como una velada de speakeasy en La Prohibición, selecta y ostentosa a espaldas de un mundo gris. Mientras en Europa se lanzaban bombas y en Brasil aprendían a jugar, en Buenos Arias, La Plata y Rosario descosían la pelota más allá de la imaginación: “todo lo que veo ahora ya lo vi, pero lo que veía antes no lo veo más”. ¿De qué carajos hablaba Pedernera? ¿De qué filigranas perdidas cual Atlántida fueron testigos sus ojos que pronto no habrá nadie que las recuerde? Como si de un secreto que debía ser guardado con celo, finalizada la guerra y llegado el Mundial, Argentina decidió no jugarlo. O no pudo. Otra vez la Atlántida: en 1949, la huelga, un maremoto, se lo llevó todo. Nos quedó Di Stéfano como prueba de que existió una vez un lugar en el que ‘La Saeta’ no era un dios ni brillaba más fuerte que nadie en el firmamento.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
O eso es lo que dice la leyenda: ¿Cómo saberlo? Subcampeones en Uruguay 1930, pero reyes de América de el 27′ y el 29′; primera fase de 1934, pero los suyos bañados de oro y billetes enfundados en la bandera de la Italia fascista. Y pasarían veinticuatro años para que quisieran volver a jugar, recelosos de un tesoro que convertía el cuero en diamantes. Quizás tenían razón. Eso también es parte del mito: lo que pasó en 1958 en Suecia no debió ocurrir jamás. En el país mundial de los culpables, las sentencias fueron repartidas. Jugadores, cuerpo técnico, la AFA y hasta Perón fueron declarados responsables. La lógica del periodismo era la contradicción: Argentina había perdido porque se había aislado, jugando apenas un puñadito de partidos entre 1949 y 1954, cayendo su fútbol en la obsolescencia y el desfase técnico y táctico, pero también había perdido por abrirse al mundo y no nacionalizar su fútbol como se había pedido tras el gol imposible de Grillo a Inglaterra en 1953. Por ello, ni Sívori, ni Angelillo, ni Maschio, ni Domínguez ni el mismo Grillo fueron a la Copa del 58′, arrebatados por el dinero europeo a quienes eran sus legítimos dueños. Culpables porque sí y porque no.

El caso Simeone-Torres: 2018

Recuerdo hace unos años, en plena efervescencia del enfrentamiento interno en el madridismo entre ‘casillistas’ y ‘mourinhistas’, muchos atléticos nos dábamos golpes de pechos pensando que eso no nos iba a pasar a nosotros. Y sí, amigos, nos está pasando. Con el Cholo Simeone y con Fernando Torres.
“Qué disgusto me ha dado el Cholo con lo de mi Niño, no se lo perdono”, he leído esta mañana en un grupo de WhatsApp en el que estoy y donde las rayas rojas y blancas son las predominantes. ‘TwitterAtleti’ echa humo. Y es que este miércoles Simeone respondió con un “no” a la pregunta: “¿Estaría dispuesto a intentar que Torres continuase también una temporada más?”.
Algunos medios deportivos, especialistas en abrir portada con las desgracias a unos pero nunca con las de otros, han puesto en grandes titulares este asunto, representando incluso una ruptura física entre los dos principales símbolos del Atleti en la actualidad (con permiso de don Gabriel Luis Fernández Arenas): Diego Simeone y Fernando Torres.
Se sienten los ‘torristas’ dolidos por las palabras del Cholo, más aún cuando hace unos días instó a la afición a que hiciese “todo lo posible” por retener a Griezmann, indiscutible estrella del club que no pasa por su mejor momento en su relación con la hinchada. En cambio, al mito, al Niño, al canterano le muestra la puerta de salida.
Los ‘cholistas’ replican que es la respuesta lógica a una campaña de acoso y derribo que el ‘entorno’ (esta palabra me encanta: sirve para todo) de Torres ha iniciado contra Simeone, bien por su juego, por sus alineaciones o directamente, por no sacar a Torres más.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
Yo tengo mi opinión al respecto. El que me conoce sabe perfectamente de qué lado estoy. Pero no voy a añadir nada, porque creo que del lado del que debemos estar todos es el del Atlético de Madrid. En estos ríos revueltos ganan los pescadores y, creedme, ninguno de ellos es del Atleti. El equipo está en una fantástica posición en Liga. No queda mucho para el partido ante el Barça, el que será definitivo para el futuro del campeonato, y entrar en estas polémicas de instituto no hace más que perjudicar.
Ahora bien: la afición debe mantenerse al margen, pero tampoco estaría de más que el jugador diera un puñetazo en la mesa y acallara a su ‘entorno’. Y el Cholo, que contara hasta diez antes de responder. O mejor aún: hacer lo que mejor hacen los argentinos: hablar, hablar mucho, pero sin decir nada.
Sin ser seguidor colchonero se puede apreciar que los representantes de Torres quieren conseguir una renovacion que se antoja imposible, hoy en dia no estan para pedir igualar ofertas sino querer seguir en el equipo hasta retirarse en el como un mito o hacer las americas o asiaticas para seguir llenando la saca.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Sin ser seguidor colchonero se puede apreciar que los representantes de Torres quieren conseguir una renovacion que se antoja imposible, hoy en dia no estan para pedir igualar ofertas sino querer seguir en el equipo hasta retirarse en el como un mito o hacer las americas o asiaticas para seguir llenando la saca.